7 consejos para que tu hijo aproveche el tiempo estudiando

0

A todos nos ha pasado.

Consigues ponerte a estudiar/trabajar. Pero después de 2 horas no has avanzado nada.

Por ello, en el podcast de hoy hemos traído siete maneras de que ese tiempo que tu hijo pasa estudiando sea más productivo.

Cuándo llegan al instituto, el tiempo que deben pasar estudiando se incrementa y si ese tiempo no se aprovecha, puede llegar a cansar. Estudiar para no obtener resultados, puede acabar minando la moral de nuestros hijos y haciendo más difícil (aún) que le cojan el gusto.

Aquí tienes 7 formas de ayudar a tu hijo:

bannernoseestudiar_padres

Consigue que estudie en el mismo sitio

El cuerpo humano es maravilloso. Y la mente no iba a ser menos. En el caso del estudio, la mente funciona cómo un clic. Estudiando o haciendo nuestras tareas siempre en el mismo lugar lograremos que, cuando nuestro hijo se siente en su escritorio, tenga una predisposición positiva hacia la tarea.

Recordamos que la luz también influye. Es preferible luz natural o blanca, ya que cansa menos.

Si puede ser, que sea un lugar único para el estudio

Se acabo estudiar tumbado en la cama, o en la cocina. Siempre que se pueda, es recomendable que nuestro hijo disponga de un lugar único para estudiar. Lo ideal sería que estuviese en un cuarto que se utilizase sólo para el estudio y las tareas. De esta manera eliminamos gran parte de los distractores y educamos de nuevo la mente para la tarea.

Tu hijo, sin saberlo, tendrá una perfecta predisposición al entrar en el cuarto. Sin mezclar con las ganas de dormir, comer o ver la tele. La biblioteca puede ser una buena opción para conseguir este efecto si no disponemos de espacio en casa.

Si no puede ser, elimina distractores

Si carecemos de espacio, o la biblioteca está muy lejos, deja de ser práctico. En estos casos lo ideal es eliminar todas las distracciones que se encuentren cerca del área de estudio. No a las televisiones, no a las consolas, no a los móviles o ordenadores sobre la mesa (salvo expresa necesidad). Todo esto nos hará perder el tiempo.

Estudia 25 minutos, descansa 5

Está demostrado científicamente que una persona puede mantener un estado de atención durante unos 25 minutos y que a partir de ahí la cosa decae. Por ello es recomendable bloques de 25 minutos logrando una concentración máxima y cinco de descanso.

Que se levante de la silla en los cinco minutos, beba agua…

La técnica Pomodoro puede ayudarte a conseguirlo.

Cambia el orden de las cosas que está estudiando

Cuándo estudiamos, tendemos a acordarnos más de lo primero y lo último que leemos. Para eliminar este efecto, es recomendable comenzar cada día por una parte diferente.

Pregúntale (o que se pregunte) antes de estudiar

Las clases están para algo. De haber atendido, tu hijo vendrá ya con algo adelantado del estudio. Antes de estudiar, es bueno que se pregunte que sabe del tema (o qué recuerda). De esta forma conseguiremos dos cosas: la primera, que se esfuerce por atender y aprovechar el tiempo en clase. La segunda, que sepa desde dónde parte a la hora de estudiar un tema.

Lee, recita y revisa

Esta técnica es válida para asignaturas en las que hace falta “hincar los codos“. Se acabaron los esquemas, los resúmenes, etc… Lee, recita en voz alta y revisa. Una técnica mucho más ágil que le permitirá avanzar (y repasar) a un ritmo de vértigo.

bannernoseestudiar_padres

Una vez más, toca poner en práctica. Te animamos a qué preguntes cualquier duda en la que podamos ayudarte: técnicas de estudio, orientación académica… todo tiene cabida en Uveni.

Un saludo y hasta la semana que viene.

 

 

Sobre el autor